Impacto de los CAPEX y OPEX

Las inversiones en adquisición o mejora de los bienes de capital (CAPEX) y las inversiones asociadas al mantenimiento y otros gastos operativos (OPEX) son dos conceptos básicos y fundamentales para maximizar la rentabilidad de cualquier organización o negocio. Esto se debe, principalmente, a que resulta de vital importancia determinar los costos que tienen influencia sobre los proyectos que se realizan y sobre los ciclos de vida de los activos que se poseen.

Debido a la situación económica en la que se encuentra inmerso el mundo entero, las empresas se han visto en la obligación de reorganizar sus planes estratégicos con el objetivo de ser más competitivas en el mercado y poder sobrevivir. Por ello, el CAPEX y el OPEX están cobrando cada vez mayor relevancia para ellas. Gracias a ambos conceptos, pueden establecerse políticas más eficientes para maximizar la rentabilidad.

Para asegurar la viabilidad del negocio a corto, medio y largo plazo, es necesario basar las decisiones que se toman en el CAPEX y el OPEX. De este modo, es posible lograr un equilibrio que, posteriormente, conlleve un incremento de la rentabilidad. También son útiles para determinar las garantías de las inversiones futuras ya que permiten efectuar exhaustivos análisis de las pasadas.